Cuatro errores para evitar al programar posteos en redes sociales

Cuatro errores para evitar al programar posteos en redes sociales

La única forma de no equivocarse nunca es no hacer nada nunca. Y eso no te lleva a ningún lado. Claro que hay algunas veces que podés prevenir los errores. Te cuento cuatro errores para evitar al programar posteos en las redes sociales.

A veces voy contra la corriente marketinera con lo que te digo. ¿Por qué? Porque lo mío no es sólo de libro. Sí, estudié y me sigo capacitando pero también meto mano. Pruebo, pruebo, pruebo. Ejecuto, mido, evalúo cómo sale.

¿Y sabés qué pasa cuando hacés cosas? A veces te equivocás. Metés la pata con algo desde el concepto porque no lo pensaste del todo o porque lo pensaste y te salió distinto de lo que esperabas.

FB Reprogramar 01
¿Te acordás de esta serie para ordenar la cocina?

Uno de los consejos habituales de marketing es: preprogramá todas las publicaciones en redes sociales y listo. Trabajás todo junto y después lo dejás en piloto automático, así te ahorrás un montón de tiempo. Hasta ahí vamos bien. Ahora vamos a darle una vuelta de tuerca.

Errores para evitar al programar #1: No chequear si hubo interacción

Las interacciones con tus clientes, potenciales clientes y gente que pasa por ahí de casualidad es lo que hace que las redes sociales sean justamente sociales. Si tirás el tweet, post, foto o lo que sea y no lo volvés a mirar puede pasar que la gente se quede hablando sola. Si no reciben respuesta de tu parte … no te hablan más y eso puede significar perder seguidores/fans/¡ventas!

Errores para evitar al programar #2: Asumir que todo se postea correctamente

Un ejemplo personal: cada vez que sale un post en este blog se publicaba automáticamente en Facebook, Twitter y Google. Por alguna razón, cada vez que se posteaba a Google Plus lo hacía como “privado”. Es decir, ¡no lo veía nadie!. ¿Cómo me dí cuenta? Porque a una amiga le pasaba lo mismo y le avisé. Entonces me fijé el mío y … ¡también me pasaba!

Otro ejemplo personal: Tenía Hootsuite posteando a dos cuentas de Twitter (la de @Pautuitea en castellano y la de @PBAtweets en inglés) Resulta ser que sólo entraba el tweet de la cuenta que en ese momento estuviera abierta. Ya lo solucionaron en las nuevas versiones pero en aquel entonces no funcionaba.

Moraleja: cada tanto chequeá.

Errores para evitar al programa #3: dejar todo sieeeeeeempre igual

Te decidiste: Los lunes posteás en tu blog a la mañana, lo compartís en tu página de Facebook el martes a la mañana porque es cuando la mayor cantidad de tus fans están en línea y en Twitter el jueves a la noche. Cada sábado: una foto. Suena bien, muy bien. Y puede funcionar bien, muy bien. Pero siempre le estás hablando a la misma gente que lee Facebook a la mañana y Twitter a la noche o está en Instagram los fines de semana. ¡Probá otro esquema! Hablale a más gente. Dales la oportunidad de conocerte.

Y si querés saber cómo averiguar cuándo está la mayor parte de tus seguidores en línea, leé este tutorial. De nada. 🙂

Errores para evitar al programar #4: preprogramar para cada 15 minutos

Porque ya que te sentaste a trabajar, trabajás un montón y después probás todos los horarios juntos. Claro que te podés encontrar con gente que chequea varias veces sus cuentas en las redes sociales y siempre le aparecés en el muro/feed. ¡Y encima diciendo lo mismo! Un plomazo. Ya no me gusta, Dejar de seguir, Unfollow, Unsuscribe. Adiós.

Dales un respiro.

Ahora contame, ¿te tomás el trabajo de programar posts para tener una presencia permanente en línea?  ¿Tenés un plan? ¿Lo revisás?

10 formas de promocionar tus posts

Del papel al ciberespacioTu entrada de blog está lista. Ahora el mundo tiene que enterarse de que existe. Te sugiero 10 formas distintas para que se enteren.

Después de horas de nervios y escrituras, meditando sobre cuál es el largo ideal para una entrada, de pulir el título y pensar cuántas etiquetas agregarle, de juntar imágenes y editarlas estás lista para salir al mundo. Para que no haya sólo grillos del otro lado, tenés que salir a promocionar lo que escribías. Cuanto más lo cuentes, más gente se entera.

Ojo, esto no es para que salgas como desesperada a publicar en todas partes y agotarte. Probá, elegí las redes que más te gusten y mejor resultado te den. Si son todas, ¡bien por vos! Y si no, sacale el jugo a las que uses para promocionar tus posts.

1. Twitter

Twitter es una red rápida donde todo pasa ya, ya, ya. Entonces el primer lugar donde tenés que pensar en compartir es Twitter.  Hay herramientas que te permiten preprogramar tu tweet en el momento de publicar tu entrada o lo podés hacer manualmente. Bonus tip: usá uno de los servicios como Bitly para achicar la URL de la entrada, así te da más espacio para decir de qué se trata. Bonus tip 2: dejá espacio para que quien haga el RT pueda agregar algo. Bonus tip 3: si le ponés “via @tunombre” cuando el tweet ande por el mundo la gente sabrá de quien es originalmente.

2. Facebook

Hay muuuuuuucha gente en Facebook. Probablemente vos también, así que date una vueltita por ahí para compartir. Si tenés fan page (esas que se les pone Me Gusta) todavía mejor. Así como en Twitter podés usar una herramienta de preprogramar o hacerlo en el momento. ¡Y no te olvides de volverlo a promocionar unas semanas más tarde! <– salvo que la entrada tenga una fecha tope como una feria o algo así.

3. Pinterest

¿Cuántas horas se te van en Pinterest? Jeeeee, otra gente también. Así que mostrales tu entrada. Bonus tip: esta es una de las razones por las cuales tu entrada tiene que tener buenas imágenes.

4. Google+

Google+ no es muy popular en Argentina, salvo tal vez entre los fotógrafos en este momento. Dicho esto Google es una herramienta poderosa para que la gente nos encuentre. Si tenés una cuenta de mail en Gmail, estás ahí nomás de crearte tu perfil. Bonus tip: así como en Facebook podés pedir la dirección corta para tu página, en Google podés reclamar tu nombre para que te etiqueten con el +nombre en vez de la enorme cadena de números.

5. LinkedIn

Si escribís sobre negocios, marketing o algún tópico profesional te viene bien promocionar tus entradas en esta red.

6.  Grupos a los que pertenecés y foros

Con la membresía gratuita de LinkedIn podés pertenecer hasta 50 grupos e ilimitados subgrupos dentro de esos 50. En la versión web de Facebook se te ofrecen grupos por intereses o porque hay amigos tuyos que ya están en ellos. Podés compartir enlaces a tus entradas siempre que sean relevantes a los intereses comunes del grupo y no sea lo único que publiques. Simplemente no está bien visto que pongas una enorme cantidad de autopromoción sin otro tipo de aportes. Recordá leer las reglas del grupo antes de publicar enlaces. Algunos tienen sistemas un poco más estrictos que otros y puede ser que las publicidades estén prohibidas

7. StumbleUpon

StumbleUpon es para gente que está activamente buscando contenido. Hacé que sea fácil encontrar el tuyo, agregándolo a esta red.

8.  Newsletter

Ya hablamos de la importancia de las listas de mail. Si estás enviando información y promociones a tus seguidores, incluí también un enlace a tus últimas entradas. ¡Que no se pierdan nada! Y si no querés perderte nada de ESTE blog, en la página de inicio encontrás dónde suscribirte a mi propia lista.

9.  Compartí con otras blogueras

¿Te estuviste tomando el tiempo de establecer relaciones con otras blogueras? No sólo los “grandes nombres” tienen seguidoras fieles. Serán menos pero las blogueras emergentes tienen su tribu también y si son amigas, seguro te dan una mano en promocionar lo tuyo.

10. Dentro de tu propio blog

Hay dos formas:

a) Automática: con el plug in que comparte entradas de las mismas categorías al final de cada entrada.

b) Manual: cuando mencionás algo sobre la que ya escribiste en otra entrada, enlazá a ese artículo. Estás ayudando a tu lector dándole más contenido sobre el mismo tema.

Contame, ¿cuántas de estas formas usás?