La influencia del entorno en tu vida

La influencia del entorno en tu vida

Fuiste a una reunión de networking o a un seminario y saliste supermegaenergizada. A la semana, en medio del agobio, pensás: ¿Y toda esa energía? ¿Dónde se fue?

La mejor respuesta a esa pregunta que encontré hasta el momento viene de Jim Bunch, el creador de The Ultimate Game of Life: nuestro entorno tiene influencia sobre nosotros 24 horas al día, 7 días a la semana. ¿Y la fuerza de voluntad para cambiar? Sólo trabaja mientras estás pensando en el asunto que querés cambiar.  Mientras vivamos la vida como se va dando, estamos con la atención en lo que tenemos justo adelante. Cuando creamos activamente el entorno de nuestra vida, las cosas cambian. El truco está en diseñar nuestro entorno para un óptimo rendimiento y creatividad.

Te propongo algo: considerá cada cosa o persona que te rodea como un elemento de tu “entorno”. Fijate que algunas El entornote van a levantar la energía y otras te la bajan. Dale, mirá a tu alrededor. Por ejemplo, desde mi mesa veo: a mi perra durmiendo a mis pies (arriba), la mesada tiene miguitas (abajo), el mate (arriba) está frío (abajo), el frasco que era de dulce ahora lleno de biromes de colores (arriba). Empecé con algo fácil, nada grave. Limpio la mesada, caliento el agua y estoy. 🙂

Tu turno. Anotá y ponele una flechita para arriba o para abajo. ¿Hay alguna de las flechitas para abajo que puedas cambiar ahora mismo? ¿Hay alguna de las flechitas que podrías cambiar con un plan?

 

Te voy dando un adelanto: ¿qué te parece si cambiamos nuestros entornos de a pasitos? Desde marzo en mi página de Facebook “Soy Pau” te voy a dar pequeñas tareas de lunes a viernes que no te van a tomar más que unos minutos y sin embargo al final del mes, cuando estén todas realizadas vas a tener un ambiente (entorno) más simplificado y eficiente. ¿Te va? Andá a Soy Pau, dale Me Gusta y luego hacé clic en la flechita al lado de Me Gusta. Hacé clic en Recibir Notificaciones y no te perdés ni una.

 

10 cosas que podés hacer para empezar a controlar el desorden

10 cosas que podés hacer para empezar a controlar el desorden

Desorden Lo ves todos los días. Te molesta. Te pesa. Te interrumpe. Pero es TANTO lo que hay para ordenar que el tamaño del proyecto te paraliza. Simplificá.

Vamos por partes. Empezá por estas 10 cosas super simples que podés hacer.

1) Deshacete de lo más grande primero

La bicicleta fija que nunca usaste o las cajas de computadoras que ya ni siquiera tenés ( #hostoriasverdaderas #mepasóamí ) Afuera.  Vendela. Regalala. Tirala. Elegí y hacelo rapidito. El espacio visual te va a dar espacio mental.

2) Devolvé las cosas que te hayan prestado

Cds, libros, ropa, herramientas. Que todo eso vuelva a su lugar de origen. ¡Más lugar para vos!

3) Levantá lo que esté en el suelo

Ponelo en una canasta o bolsa hasta que puedas tomarte el tiempo de ponerlo en su sitio. El piso no es una mesa. Ni un estante.

4) Juntá las revistas, catálogos y diarios en una bolsa, canasta o caja.

Aunque sea en una pila prolija en alguna mesita.

Revistas
5) Sacá del armario 10 prendas que no hayas usado en los últimos dos años y donalas/tiralas.

6) Limpiá las ventanas.

Es una manera figurativa y literal de dejar entrar la luz a tu vida.

7) Vaciá todos los cestos de basura: baños, cocina, taller u oficina.

Representan cosas que ya no necesitamos o queremos en nuestras vidas.

8) Sacá de los cajones de tu armario las medias sueltas que han perdido su compañera.

¿No las querés tirar? Podés usarlas para limpiar muebles.

9) Despejá tu escritorio.

Archivá papeles que ya no uses. Revisá y organizá el correo recibido.

Escritorio
10) Deshacete de lapiceras y marcadores que no funcionen.

 

Elegí una, hacela y contame cómo te fue.

Haciendo espacio

Lápices y marcadoresHago las cosas de determinada manera. Mayormente porque esa manera funciona pero a veces por puro hábito. El hábito de repetir una manera que funcionaba hace un tiempo pero ya no me sirve. Ahora es tiempo de rediseñar la forma en que hago las cosas, el momento de repensar las estructuras.
Los invito a acompañarme en este proyecto para alivianar mi hogar y mi vida, creando espacio para las cosas buenas que vendrán.
Proyecto #1, comencemos con algo fácil. Esta semana iremos cajón por cajón, bandeja por bandeja buscando biromes y marcadores. Probémoslos. ¿Funcionan? Bien, se quedan. ¿No funcionan? Directo al tacho de basura.
Ya me parece escucharlas: -Perooooooooooo, ¡justo esta birome la traje de Disney! O, – Me la dió mi amorcito/mi mejor amiga/ mi mamá / … O, – Me la hizo el nene (que ahora tiene 36) cuando estaba en el jardincito.  No se preocupen. Si tiene valor sentimental se la puede quedar. Y dentro de poco les voy a dar algunas ideas de qué hacer con ellas que no incluyan un tacho de basura.
Dato útil para hacerlo todavía más fácil: elijan un ambiente por día. Por ejemplo empiezen el lunes por la cocina, el martes revisen su habitación y así vayan por toda la casa.