Encontrá tu zona de genio original

A veces decís que alguien es un genio. ¡Vos también podés ser uno! Sólo tenés que encontrar tu “zona de genio”. Y eso se logra mirando para atrás, al origen de las constantes en nuestras vidas.

En marzo Facebook se llenó de fotos de niños con uniforme/delantal con caritas que demostraban distintos grados de felicidad y temor en su primer día de clases. Ternuritas, tan jóvenes, vivaces y entusiastas todos ellos.

El mayor de mis hijos ya va a la universidad. Va en bermudas, remeras estampadas y llevando una mochila con un

layout
Un recuerdo para el álbum de fotos.

libro, un cuaderno y una birome. Nada más. Lejos quedaron los días de etiquetar 24 lápices y comprar cartucheras y carpetas haciendo juego. Sí, el nene salió a la mamá. 😉 Así y todo me acuerdo de los días de jardín. Hace poco le escribía a mi cuñado “¿Te acordás cuando a Mati le gustaban tanto los trenes? Sigue igual. El día que inauguraron el nuevo tren en nuestro ramal fuimos a dar una vuelta.” El amor por los trenes es una constante en su vida.

¿De mis días de jardín? También me acuerdo. ¡No te rías! Fue hace mucho pero me acuerdo. Tengo buena memoria. 😉

Me acuerdo de la bolsa de botones que me regaló mi abuela. Los guardaba en un bolsito que mi mamá todavía tiene en su casa. Jugaba a ordenarlos. A veces por color, a veces por forma o tamaño. ¿Ya me vas entendiendo, no?  El ordenar estaba ahí desde siempre. Yo DISFRUTABA de ordenar.

Uno de mis primeros recuerdos es de una carta que le estaba escribiendo a Robin para avisarle que Gatúbela planeaba hacerles mal. ¿Qué te dice eso de mí? Que tenía un agudo sentido de la justicia, que hacía algo para remediar una mala situación y que le hablaba a los mandos medios que tenían más agilidad para timonear el temporal que aquel a quienes todos los demás llamaban el héroe. Robin y gatúbela

Más adelante uno de mis juegos favoritos era “la maestra” donde les tomaba lista a mis muñecas. Todas tenían nombre Y apellido. Las chicas de los grupos de Facebook se deben estar riendo. ¡Sigo haciendo las mismas listas sólo que ahora con emprendedoras de la vida real!

¿Por qué hablo de los chicos y de nosotras de chicas? Porque cuando hablamos de genios, distinguimos tres características: grandes habilidades, visión original y una gran determinación. Seguro que podés reconocer las tres en tus hijos/sobrinos/vecinitos. ¡Vos también las tenías!

La parte de las grandes habilidades es una cuestión de perspectiva. Vos ya intuís que si calificás a un pez por sus habilidades de subir a un árbol vas frita. Y a pesar de lo que dice la canción eso del elefante que se balancea sobre la tela de una araña …

Definitivamente al conocer el mundo, tenías la visión original propia. Seguro inventabas palabras para describir el mundo. Una mariposa se convertía en una pipiposa o una pósida y los helicópteros podían ser algo así como helicoterolo o cocóptero. #historiasreales Tip: anotá lo que diga cada uno de tus nenes para que no se te mezclen cuando sean más grandes. #máshistoriasreales #mepasó

A los tres años sabías perfectamente lo que te gustaba y lo que querías. No dudabas de eso. Nada de plantearte qué pensarían los demás nenes de la sala. Ni si estabas perdiendo el tiempo. ¿Y si no lo conseguías? Una buena rabieta y a otra cosa. O lo intentabas de nuevo.

Tu atención estaba en el mundo, lo que te rodeaba, lo que pasaba, lo que querías. Tus propias experiencias. Cuando somos chicos, antes de que nos domestiquen, tenemos todas las características del genio. Después llega la escuela y en el aula nadie te pregunta si querés cantar/dibujar/ordenar botones/regar las plantas/peinar al perro/eso que te gustaba tanto en vez de aprender la tabla del seis.

Volvé a tu yo de nena.

Contame: ¿Cuál era tu zona de genio? ¿Qué te hacía iluminar los ojos?

 

 

2 thoughts on “Encontrá tu zona de genio original

  • 11 Octubre, 2016 at 6:31 pm
    Permalink

    No es una sorpresa si te cuento que yo escribía y daba clases… pero también construía y creaba: soy una iniciadora. Lo mío es crear proyectos que me desafíen. Cuando dejan de ser desafío… o los re-invento o los despido. Gracias por tu post Paula!

    Reply
    • 11 Octubre, 2016 at 6:55 pm
      Permalink

      Pensado en esas líneas , soy una intermediaria. Junto, ordeno y paso la info. ¿Te conté alguna vez que soy bibliotecaria profesional? ¡Gracias por tu visita!

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.