Tu arte en el mundo

Music video for Tanya Davis’ song “Art” by Andrea Dorfman.

art

I wondered what would be the worth of my words in the world
if i write them and then recite them are they worth being heard
just because i like them does that mean i should mic them
and see what might unfurl

i think of the significance of my opinions here
is it significant to be giving them does anybody care
just because i’m into this does that mean i should live like it
and really do i dare

art, art i want you
art you make it pretty hard not to
and my heart is trying hard here to follow you
but i can’t always tell if i ought to

so i pondered the point of my art in this life
if i make it will someone take it and think it’s genuine
will they be glad that i did ‘cause they got something good out of it
will they leave me and be any more inspired

i question the outcome of the outpouring of myself
if i tell everyone my stories will this keep me healthy and well
will it give me purpose, to this world some sort of service
is it worth it, how can i tell

art, art…


Traducción

Me pregunté cuál sería el valor de mis palabras en el mundo

si las escribo y luego las recito son dignas de ser escuchadas?

sólo porque me gustan significa que debería decirlas por un micrófono

y ver que se desenvuelve?

Pienso en la relevancia de mis opiniones aquí

Es significativo que las de? A alguien le importa?

Sólo porque estoy en esto significa que debería vivirlo de esta manera

Y realmente me animo?

Arte, arte te quiero

Hacés difícil el no hacerlo

Y mi corazón trata de seguirte

pero no siempre puedo decir si debería

Entonces consideré el punto de mi arte en esta vida

si lo hago, va alguien a tomarlo y pensar que es genuino?

estarán felices de que lo haya hecho porque obtuvieron algo bueno de él

van a alejarse y sentirse más inspirados?

Me cuestiono el resultado de volcarme hacia afuera

si le cuento a todos mis historias, me mantendrá eso sana y bien?

me dará propósito?, dará a este mundo algún tipo de servicio?

cómo puedo decirlo?

Arte, arte te quiero.

Cómo armar un Centro de comando para tu emprendimiento

Lo primero que te digo en cada taller es que juntes toda tu información en un solo lugar. Desde los bocetos de tus ideas hasta las direcciones de entrega de productos. Todo. Para que no se te escape nada. O al menos que no se te vaya lejos.

Este juntadero de info va a formar el Centro de comando de tu proyecto. Lo vas a usar para guardar info, planificar y programar. En caso de necesitar tercerizar algo, ya sabés dónde tenés un “manual de uso” de tu proyecto para que sigan tus instrucciones al pie de la letra como si fueran vos.

Hay gente que prefiere tener su centro de comando de forma digital, otra que las tiene en carpetas comunes y otras aman crear y agregar color y belleza a su vida. Si esto te describe, Julie Kirk te enseña a armarte un lindo Centro de Comando para tus papeles.

En caso de estar participando de mi taller El camino del artista, vas a estar escribiendo mucho y expresando tu creatividad mediante clases de art journaling. Por eso comenzamos por el principio, el lugar donde van a guardar sus notas, ejercicios y/o expresiones.


Como ya te habré contado en algún momento, para este tipo de proyectos yo prefiero las carpetas porque no quiero ni que me sobre ni que me falte cuaderno. Las carpetas que tienen anillos son fantásticas y para darle más la impresión de cuaderno lo que se puede hacer es agregarle un lomo.

Por eso me contacté con Julie Kirk del blog Notes on Paper. Ella hace unos álbumes maravillosos usando paquetes que arma con papeles vintage que consigue en mercados de antigüedades y muchos de ellos tienen el estilo que yo andaba buscando.

Acá tenés el paso a paso de una técnica simple que podés usar para armar álbumes de cualquier tamaño con un toque de elegancia.

Le paso la posta a Julie para el tutorial:

Agregarle un lomo no es algo que haga para cada mini álbum que armo pero me gusta la forma en que cubrir el lado abierto le da un aspecto más terminado y de libro “propiamente dicho”. 


Para este diario en particular (el cual estoy usando para las fotos y efímera del verano 2014) quería que este adorable, suave y algo ajado mapa fuera mi punto focal:

Si las inspira el romance y la nostalgia de los mapas viejos pueden chequear mis paquetes de mapas surtido en mi tienda.

Sabía que al usar la técnica que les voy a mostrar, podía transformar esta tapa floja y delicada en un libro sólido que podría mirar, admirar y manejar por años. Igualmente ustedes pueden elegir lo que quieran para decorar el suyo.

En el tutorial les voy a proveer medidas para darles una idea de la escala de los elementos que verán en las fotos pero ustedes pueden fácilmente alterar los tamaños para hacer los de su preferencia.

LO QUE VAN A NECESITAR

  • Suficiente cartón grueso como para hacer dos tapas. Puede ser cartón gris o cualquier empaque reciclado, incluyendo la tapa de atrás de anotadores.
  • Cartón corrugado
  • Cinta doble faz fuerte o pegamento
  • Una cuchilla y una regla
  • Algún tipo de agujereadora, preferentemente una de largo alcance o libre
  • 2 anillos de carpeta

1. Corta dos rectángulos de cartón para tus tapas:  


Las mías eran de una caja de cartón y midieron 15x19cm:

Nota: aquí yo ya había pegado mis mapas a las tapas de cartón pero ustedes lo pueden hacer más tarde en el proceso si quieren.

No fotografié el momento de hacer los agujeros, entones … 

NOTA IMPORTANTE: Si no tienen una agujereadora de largo alcance (como una Crop-a-dile) o herramientas de encuadernación, hagan los agujeros ANTES de armar el libro cuando todavía una agujereadora común les alcanza. Hagan dos agujeros en el borde de cada tapa.

2. Para el siguiente paso necesitarán cartón corrugado para el lomo:

Se encuentra fácil en las secciones de artesanías para niños o en las papeleras en el sector de embalaje.


3. Ahora estimen el tamaño del lomo de su álbum! 

TOP TIP! Acuérdense que el cartón corrugado se curva en una sola dirección – asegúrense de cortarlo con las crestas hacia el lado correcto o no van a poder doblar el lomo!

El cartón tiene que medir:

  • la altura de su álbum
  • por el ancho el cual, una vez curvado como lomo, entre cómodo dentro de los anillos que eligieron

** Yo usé anillos de  3″/63mm de mi Etsy shop.

Depende de que tan gordo quieran hacer el libro. 

Suena más complicado de lo que realmente es. Una vez que tengan el cartón y el anillo en la mano se van a dar cuenta. Pueden colocar hojas sueltas adentro para probar si les gusta ese ancho. 


Si no están seguras del tamaño … 

… siempre pueden agregar el lomo al FINAL del proyecto en vez de al principio. 

Una vez que decidieron el ancho del lomo de cartón corrugado … 

4. Hagan un puente entre las tapas con el lomo: 

[Este lomo mide aproximadamente 12cm de ancho]

Yo usé una línea de cinta doble faz a lo largo de los bordes del mío porque me parece que necesita un adhesivo fuerte y el pegamento líquido puede ser algo sucio si se sale.

TOP TIP! Sea cual fuere el adhesivo que usen asegúrense de ponerlo hasta el borde – donde el cartón corrugado toca las tapas.

5. Den vuelta las tapas unidas para revelar el nuevo lomo:

En este punto si todavía no hicieron los agujeros y tienen una agujereadora de largo alcance o herramientas de encuadernación marquen dónde quieren los agujeros. Yo los hice aproximadamente a un centímetro del borde del cartón de la tapa.

Doblen el libro a la posición de cerrado para chequear que tienen suficiente espacio y que no hayan puesto los agujeros demasiado adentro.  Piensen que el lomo sólo tiene que abrazar a las páginas interiores. 

6. Ageguen otra sección de cartón corrugado al interior del lomo para reforzarlo:

Re-hagan los agujeros donde la nueva capa los cubrió y finalmente decoren el interior de las tapas. 

7. Agreguen los anillos a través de los agujerosy comiencen a llenar su nuevo libro! 

Aquí les dejo más ejemplos de albumes con lomo para que vean que la técnica sirve para otros tamaños y otros materiales también. 

Más inspiración! 

[A] Mi ’30 Postcards to Myself’ journal: 

Este es más chico [aproximadamente 11x16cm] que el libro del tutorial con un solo agujero, el cual hice después de haber agregado las páginas interiores. 

 [aquí hay más sobre este proyecto, en el original en inglés]:

[B] Un planner para Navidad [aprox. 8x12cm]:

Este fue publicado en Papercraft Inspirationsmagazine

Y finalmente …

[C] Una alternativa en tela:

Usando la misma técnica que en el tutorial hice este lomo con tela autoadhesiva. Se pueden usar telas comunes pero son un poco más flojas. Tal vez un jean tendría la solidez suficiente.

Espero que hayas encontrado algo aquí que te inspire a ir a buscar tus herramientas y ponerte a trabajar. 🙂

Si quieren encontrar más del trabajo de Julie lo pueden hacer en línea aqui:

Notes on Paper, el blog

With Julie Kirk, la página de Facebook


¡Hacé tu centro de comando y mostrámelo!

Si querés info sobre el taller El camino del artista mandame mensaje a elblogdesoypau@gmail.com Aprovechá ahora porque sólo lo abro una vez cada dos años.

Cómo crear rutinas de trabajo

¿Das mil vueltas? ¿Hacés de todo antes que tu trabajo? ¿Te cuesta llegar Simplificarcon la producción para la feria? El secreto está en hacerte las cosas más fáciles. En serio. Simplificate la vida.

Hace unos años conocí a la coach Quinn McDonald a través de su sitio web Quinn Creative. Ella es artista plástica, escribe libros y da talleres de escritura y de técnicas mixtas (mixed media).

Comentario va, respuesta viene, descubrimos que tenemos mucho en común y seguimos en contacto. Tantas veces le pedí permiso para citarla que ya me dijo que me da carta libre. Jajajaja. Igual le escribí para compartir esto con ustedes porque me pareció que iba justo con el comienzo de un proyecto creativo de la naturaleza del taller de artesanas feriantes.

Se trata de darnos un espacio-tiempo para crear.

Esto es lo que Quinn dice:

“Si trabajás en una oficina, tenés una rutina matutina. Tanto si te levantás y te duchás o te levantás, hacés ejercicio, desayunás y después te duchás, o la combinación que quieras, hacés lo mismo todas las mañanas. Probablemente tengas tus movimientos cronometrados al segundo. Salís de tu casa y llegás a la oficina a tiempo.Quinn Creative

Crear un ritual para el arte es exactamente la misma cosa que crear una rutina para el trabajo. Un ritual legitimiza tu esfuerzo, elimina las distracciones y asigna una prioridad alta a tu trabajo artístico. Mientras que tu trabajo de arte no tenga una prioridad más alta que lavar la ropa o mirar tele, no se va a hacer. Y vos fortalecés el lugar de la prioridad cada día de tu vida, al repetir lo que hiciste antes.

Tu trabajo artístico es poderoso pero no lo suficientemente poderoso como para sobreponerse a tu resistencia y arrastrarte a tu espacio de trabajo. Tenés que hacer el trabajo. Y eso significa mover las prioridades. En dirección al arte. ¿Por qué vale la pena? Porque el arte agrega significado en tu vida. Te ayuda a entenderte a vos misma, tu mundo, tu viaje. A veces es incómodo enfrentarse al significado de lo que hacés artísticamente, entonces te resulta más fácil dejarlo de lado. El arte que hacés no es siempre lo que se muestra en Facebook, elegante y rodeado de una luz radiante. El arte puede ser complicado, doloroso y revelador de pensamientos que querías enterrar.

Tu ritual de trabajo no tiene que ser complejo. Decidí antes de empezar cuándo trabajarás en tu arte. Elegí una hora. Poné una alarma diez minutos antes de esa hora para darte tiempo de dejar de hacer lo que estabas haciendo. Si querés preparate una bebida, agarrá la taza/vaso y enfilá hacia el estudio. Sin excusas.El camino del artistaUna vez que empieza tu nuevo hábito, al principio va a ser difícil cumplir con tu ritual. El teléfono va a sonar, los chicos van a querer tu atención, se va a presentar una crisis. Mantené el horario. En unos días te va a resultar más fácil.

Tu rutina matutina funciona porque tu empleo trae dinero y le diste permiso de dirigir tu vida. Dale al arte una oportunidad. Trae significado a tu vida. Y como dice mi mantra “No encontrás el significado de la vida, vos hacés el significado de la vida”. Dale al significado una oportunidad.

– Quinn McDonald tiene su propio ritual para ir al estudio. Algunos días todavía le resulta incómodo.

Contame, ¿vos tenés un ritual para empezar a trabajar?

 

Las citas del artista, inspiración para crear

Cortázar en el MNBA¿Querés crear libre y alegremente? Destrabate con herramientas básicas ideadas por J Cameron como complemento a la lectura de su libro El camino del artista. Una de ellas son las citas del artista.

Personalmente las retomo con entusiasmo en cada lectura y después se me diluyen las ganas en un mar de excusas. ¿Te suena familiar?

Hoy invité a la coach creativa canadiense Jamie Ridler a que te cuente más de esta herramienta. Conocí a Jamie al principio del milenio, tomé varios de sus cursos y también trabajamos juntas en varios proyectos a lo largo de los años. ¡Es genial! La admiro y las quiero muchísimo a ella y a sus dos hermanas, también creativas en otros rubros.

Ahora le paso el teclado a Jamie.

¿Qué es una cita con el artista?

El libro de cabecera para vida creativa y el más recomendado por los invitados al podcast “Creative Living with Jamie” (en inglés) es “El camino del artista”. En este libro la autora Julia Cameron recomienda dos herramientas fundamentales: las páginas matutinas y las citas con el artista.

Las páginas matutinas son tres páginas escritas a mano en un estilo fluir-de-la-conciencia que hacés cada mañana como primera cosa del día.

La cita con el artista es una salida semanal para rellenar el aljibe creativo.

Conozco mucha gente que hace las páginas matutinas. Pero, ¿qué hay de las citas con el artista?

Por qué no las hacemos…

Para algunas personas el aspecto solitario es intimidante. Para otras, el problema es decidir qué hacer. Para otras es el desafío de hacer algo totalmente sólo para ellos. ¿Quién tiene tiempo para semejante cosa?

Vos.

Por qué es maravilloso cuando las hacemos…

Tener tiempo a solas es tan importante para tu vida creativa. Te permite estar presente con tus pensamientos, tus propias reacciones, tus propios gustos y preferencias. Un cita artística te refina y te afloja. Te mantiene comprometida y crea el espacio para que la inspiración fresca te encuentre.

Dónde ir…

No necesitás ir a ningún lugar particularmente artístico para la cita con el artista. Cualquier lugar que te interese y te inspiré estará bien. He ido a citas en viveros, Starbucks, un banco en un parque, una biblioteca y hasta un local de venta de muebles.

Ideas para citas: una juguetería, una galería, un barrio desconocido para vos, un mercado, un museo, una universidad, un sendero de bicicleta, tu propio patio, una tienda de artesanías, un bar para desayunar o un café.

Encontrando el tiempo…

Una cita con el artista no tiene que tomarte una enorme cantidad de tiempo, aunque puede hacerlo si lo querés así. Medio día explorando un barrio interesante es una delicia. Así como lo es 15 minutos en una librería. También salir a explorar con tu cámara en una pausa del trabajo te puede servir.

Llevando materiales…

Yo llevo unos pocos objectos mágicos que tienen el poder de transformar cualquier momento en una cita con el artista.

  • Cámara. Tener tu cámara a mano te abre los ojos. No la lleves escondida en el bolso hasta ver algo. Llevala más a mano y activamente buscá cosas que fotografiar.
  • Cuaderno.  En tu estudio de papel portable, transforma el viaje en subte en una tira cómica o escribí poemas sobre los otros pasajeros. También es bueno para tener un lugar donde anotar todas las chispas de inspiración que surjan en tus aventuras.
  • Lápices / Marcadores / Microfibras / Lápices de colores: ¿Recordás la época en que los crayones te mantenían feliz por horas? Lleva una bolsa de color. Experimentá hasta que descubras con qué es que te gusta jugar.
  • Libros(s): Donde quiera que estés, un libro te puede transportar a un mundo de ideas nuevas y experiencias asombrosas. Sea lo que sea lo que tu corazón ceativo anhela, hay un libro que te puede adelantar como sabe eso.

¿Dónde vas a ir? ¿Cuándo?

Esta semana, invitate a una cita con el artista. Dejá que sea tan grande o tan pequeña como necesites para poder decir “¡SI!” Hacela oficial poniéndola en tu agenda. Podés programarla aún antes de saber qué vas a hacer.

Intentalo como un experimento y notá el impacto. ¿Qué pasa con tu energía? ¿Con tu humor? ¿Con tu productividad? Hacelo y después me contás. 🙂

Va mi agradecimiento para Jamie por escribir este post para ilustrar las citas con el artista.

¿Ya vas pensando a dónde van a ir?

¿Querés leer El camino del artista con un grupo genial de mujeres creativas? ¿Querés clases de expresión personal y entrevistas con artistas internacionales que ya usan su creatividad plena en su vida profesional? Inscribite en el Taller El camino del artista que empieza el 1° de septiembre. Escribime a elblogdesoypau@gmail para participar.

Expandí tu creatividad

“Escuchá. Hay un latido en vos y es más que tu corazón. Es el sonido de tu ritmo personal, las palabras que gritás en tus huesos, los saltos que danzás en tus sueños, el dolor que escondés detrás de tus sonrisas. Abrazá ese latido y empezá a crear con él. Dejalo que se convierta en una hermosa sinfonía frente a tus ojos. Levantate y CREA.”

Linda Woods en Journal Revolution

Vos. Ahora.

Hay muchos métodos y herramientas para expandir tu creatividad que ya están en vos y en tu casa ahora mismo. Podés reflejar todo un rango de emociones con distintos materiales. ¡Expresate!

Hablemos de juguetes. Digo, de materiales

Pinturas.

Mis favoritas son los acrílicos, son dúctiles y se secan relativamente rápido. Tienen colores bien pigmentados. Son accesibles y tienen una gama de colores extensa.

Podés usar acuarelas, óleos, pasteles. ¿Cuál es tu tipo favorito?

Tintas y tinteros

Escribir con tinta es muy expresivo. Si tenés almohadillas entintadas las podés usar tanto para cargar de tinta en tus sellos como para “pintar” haciendo texturas.

Adhesivos

Todo lo que necesitás es pegamento en barra. En serio. Para el journal te alcanza. Podés agregarle cinta doble faz, pegamento líquido y hasta una abrochadora. Y obviamente las más populares del momento: las washi tapes.

Lápices y lapiceras

Hay gente que prefiere los Sharpies. Yo tengo los Staedler.

Pinceles y aplicadores

Para zonas grandes son preferibles los pinceles de goma espuma o las pinceletas. Para texturas, los pinceles de cerdas gruesas. Y siempre está el recurso de usar los dedos. 😉

Estampado

Podés usar las de goma o las de foamie de acuerdo a la nitidez que busques. Los alfabetos te simplifican la vida. 😉

Sténciles

Es la forma más fácil de agregar texturas. Los más versátiles son las formas geométricas.

Papeles

Papeles de scrapbooking o servilletas de decoupage, papeles de regalos o revistas. Todo viene bien.

Diarios / Cuadernos

No te estreses por la forma. Si querés usa hojas sueltas y hacete un álbum.

Botella para hacer spray de agua

Fotos

Saquen fotos a diario. Si quieren sugerencias síganme en la página de FB en agosto para consignas diarias.

Si estás acostumbrada a crear álbumes de scrapbooking con calidad de archivo o a escribir páginas todos los días en tu diario, tomá nota: este tipo de art journaling que vamos a desarrollar en el taller El camino del artista tiene un propósito distinto y un método distinto. Sos libre de usar las formas y los colores de formas tan poco convencionales como tus pensamientos.

Si querés más info sobre el taller, leé acá o escribime a elblogdesoypau@gmail.com para saber cuándo arrancamos a jugar y el valor del grupo cerrado con las guías para lectura, las clases de técnicas mixtas y las entrevistas a artistas internacionales. 🙂

Planificá tu camino a la creatividad

Una vez cada dos años renuevo mis energías creativas leyendo el libro El camino del artista de Julia Cameron. Muchísimos creadores de todo el mundo dicen que fue EL libro para destrabar sus bloqueos e iniciarlos en el camino de una burbujeante producción creativa. ¡Me incluyo! Lo hice por primera vez en el año 2007 bajo la tutela de la coach canadiense Jamie Ridler y lego de un par de ediciones empecé a liderar mis propios grupos.

Personalmente me parece ideal hacerlo para la primavera, te potencia ese despertar que ya se siente en el aire. Además las 12 semanas te acompañan en la previa de las fiestas y llegás espléndida.

Este año abro un taller donde además de juntarnos a leer el libro voy a dar clases de expresión creativa personal a través de técnicas mixtas y compartir entrevistas a artistas internacionales. Tengo más planes en desarrollo. ¡Ya está haciendo efecto el taller en mí! Jajaja

Si vas a leer el libro (te lo super recomiendo) antes de empezar el camino de 12 semanas hay algunas cosas que podés preparar:

– Los materiales

* Para empezar, necesitás una copia del libro “El camino del artista” por Julia Cameron. Se consigue en todas las grandes cadenas de librerías y también en línea.

Este es mi equipo en el 2015

* Este libro tiene ejercicios escritos por lo cual un cuaderno o una carpeta del tamaño que te quede cómodo también va a ser parte de tu equipo. Yo suelo usar hojas de carpeta tamaño escolar porque era lo que abundaba en casa cuando empecé con proyectos de este estilo. Ahora mis hijos ya no las usan pero yo sigo en el mismo tamaño. Me gustan las colecciones y así mis proyectos tienen un aire familiar. Vos usá el tamaño que prefieras para escribir.

 

 * Hojas A4 para las “páginas matutinas”. Pueden ser hojas sueltas, un bloc o un cuaderno.
 * Birome. Acá es donde dejás volar u imaginación porque quien dice birome, dice lápices de colores, microfibras, marcadores, hasta tinta china y plumín si tenés ganas. 😉

Si vas a darle un giro visual al proyecto y querés armar un art journal podés usar un bloc u hojas sueltas que luego colocarás en un álbum. La artista británica Julie Kirk escribió una entrada como invitada para mi blog donde te enseñará a armar una carpeta para tus hojas. Fijate el viernes 25 de agosto.

– El espacio y los hábitos

En este aspecto la coach, artista plástica y escritora americana Quinn McDonald escribió una entrada de blog como invitada para mí. Leela este miércoles 23 de agosto en este mismo blog.

Conocí a Quinn en un proyecto en línea y me volví asidua de su blog porque tenemos un estilo y un tipo de humor parecido. Con el correr del tiempo intercambiamos ideas sobre su último libro y me invitó a participar de él. ¡Yo soy la Paula Kumert que aparece en el primer capítulo describiendo su relación con su Crítica Interior! Mirá el libro Inner Hero aquí.

A lo largo del taller Quinn, sus héroes interiores y sus técnicas de art journaling harán “apariciones especiales” de artista invitada.

– El tiempo para trabajar e ir a las citas del artista

La coach creativa canadiense Jamie Ridler explicará de qué se tratan en una entrada el lunes 21 de agosto.

Conocí a Jamie en línea hace más años de los que puedo recordar. 🙂 Participé de muchos de sus talleres y proyectos como alumna y en un punto empecé a colaborar con ella como interna de su estudio. Es una de las mujeres más dulces y alentadoras que conozco.

Los 3 primeros pasos para dar clases

Sabés un montón de tu tema y lo querés compartir. Tenés la habilidad de explicar claramente cómo se hacen cosas y querés ganar algo de dinero en el proceso. Dar clases regulares y talleres temáticos son buenas opciones para vos.

Lo primero que tenés que hacer es investigar el mercado y hacer planes.

Dividamos el tema en tres: la clase, el lugar y las alumnas.

La clase

+ Pensá los temas que sabés y podés enseñar.
+ Hacé un esquema del tema con los puntos que no pueden faltar.
+ Calculá los tiempos: brevísima introducción de tu trabajo (por qué te tienen que prestar atención), estructura de la clase (para calmar ansiedades primero les decís el orden en que van a aprender y los tiempos), clase, preguntas. Terminá la clase diciéndoles qué más pueden hacer con vos y cómo mantenerse en contacto.
+ Si vas a entregar material, escribilo.

El lugar

+ Buscá talleres que ya den clases en tu zona. Fijate cuáles NO tienen lo tuyo.
+ Buscá talleres en zonas a las que podés llegar cómoda.
+ Si todavía no te conocen: presentate con una muestra de tu trabajo, sobre todo lo que vas a dar y preguntales por las condiciones para dar clases allí. Si cobran porcentaje o fijo por alumna, si hay bebidas (café, té, jugo) y comida, quién maneja los cupos, política de devolución, cuánto tiempo antes te dan el lugar, cuánta gente entra cómoda, si hacen difusión de tu clase, si ya tienen gente de esa que va a todo, si te incluyen en su mailing.
+ Dependiendo del estilo de la clase podés contactar a gente de apoyo: ambientadora, catering, souvenires, sorteos.

Las alumnas

+ Armá un evento en FAcebook con todos los datos y pedile a todas tus amigas que compartan. 😀
+ Andá publicando textos contando de qué se trata y fotos relacionadas.
+ A cada persona que te contacta, anotate los datos para recordarles que se viene la clase si no te respondieron más. No te desilusiones si no todos compran (difícil, lo sé)

¿Preguntas?

La importancia de las relaciones, masterminds y verse en persona

¿Escuchaste hablar del concepto de Mastermind? Es un grupo de personas que trabajan en el mismo rubro y se juntan a resolver situaciones en las que tienen experiencias similares y complementarias. Porque si dos cabezas piensan más que una, varias cabezas piensan mucho más.

Esta idea del Mastermind se le ocurrió a Napoleon Hill allá por 1925 y corrió como un reguero de pólvora en el ambiente de los negocios en la última década.

Todo se trata de las relaciones humanas. Los humanos somos de andar en grupos, de querer pertenecer a tribus. Pasa en las familias, loa amigos y los trabajos. ¿Alguna vez fuiste a un evento con gente de tu rubro?

Vero de Alma Singer, Pau de Soy Pau, Mecha de Soy un mix
Rocío de La Pompolina Fiestas, Pau, Claris de Origami al alma, Natalia Caparroz

Porque más allá de haber intercambiado decenas de mensajes, mails y comentarios, no hay nada como encontrarte con la gente en persona. La conexión es diferente, más amplia, más profunda. Y te enterás de cosas más humanas. Lo que le pasó a la nena de tal, o el papelón que hizo cuál, o el sueño secreto de la de más allá.

¿Lo mejor de conocer gente nueva? Las sinergias. Alguien pasa un dato, alguien necesita algo que vos sabés hacer, alguien hace algo que vos necesitás. Y la energía empieza a correr. Se expande, se extiende.

Ojo, si sos introvertida y este tipo de encuentros te dan escalofríos te entiendo. Me pasaba. Empecé a participar en grupos hace años y al principio me sentaba en un rincón sin decir ni pío. ¡En serio! Si me ves hoy no me creés, hablo con todo el mundo. #Tip: date un máximo de cuatro segundos para hablarle a alguien. ¡No te des tiempo de asustarte! Jejeje, si está del otro lado del salón no es necesario que vayas corriendo pero avanzá. Un pie delante del otro y acercate a hablar con quien te llamó la atención.

El ser artesana (o bloguera) puede convertirse en un trabajo solitario. La pieza terminada puede ser compartida recién cuando terminás de trabajar. Tal vez te acompañes con música mientras creás. En mi caso los lectores son una compañía recién más tarde cuando el post ve la luz.

Lo bueno en mi caso es que para escribir primero salgo de paseo, hablo con gente creativa, saco fotos de objetos lindos, divertidos, piolas. De todas estas charlas bulliciosas van naciendo amistades y de los encuentros nacen proyectos.

Probalo. Participá en grupos tanto en línea como en persona. Andá a los encuentros. Hablá con la gente. Ofrecé ayuda si podés. Poné la pelota en marcha.

 

El taller de ferias artesanales que voy a dictar en abril viene con Mastermind incluido. Un grupo privado de Facebook donde nos juntamos a compartir ideas, experiencias y dudas, ¡además de darnos ánimos y festejar logros!

Si querés el temario completo escribime a elblogdesoypau@gmail.com que te lo paso.

4 pasos para visualizar tu mejor año

Visualizar no es lo mismo que ver. Visualizar es formar en la mente la imagen de algo. Una vez que sabés qué estás buscando, se te hace más fácil obtenerlo porque empezás a alinear tus acciones para que te lleven a ese objetivo.

Hoy te propongo crear la visión para el 2017 y representarla con imágenes para tenerla siempre presente. Con este divertido proceso de collage que vamos a hacer juntas vas a tener algo que te servirá como guía y brújula durante los próximos 12 meses.

Vamos a volver a algo que nos encantaba en el jardincito: ¡cortar y pegar!

Paso 1: Juntar los materiales

– Revistas. Elegí algunas revistas que puedas recortar. ¿No tenés ni una solita revista disponible para vos? Andá y comprate una, ya es hora. Es tu turno.

revistas para recortar
Mis clásicas revistas de Enero: OhLaLá, Para Tí y Elle

– Tijeras

– Una hoja donde pegar tus imágenes recortadas. Las más extrovertidas pueden usar una cartulina completa. Podés usar un cuaderno, una hoja tamaño A4 o una libreta grande . Muchos años (2009/2013) yo usé hojas de carpeta escolar.

– Adhesivo para papel.

Tip #01: para pegar papel finito como el de las revistas lo mejor es el pegamento en barra.

Tip #02: si vas a usar adhesivo húmedo (cola vinílica) poné un poco en una bandejita descartable y aplicalo con un pincel, así no se te pasa la cantidad y no se te arruga ni se rompe el papel.

Paso 2: conseguir un espacio para jugar, tanto físico como de tiempo

Limpiá la superficie, servite la bebida de tu elección, poné música copada y colgá el cartelito de No Molestar. 😉

Paso 03: elegir las imágenes que representan lo que querés

Tu pregunta guía es: ¿Qué quiero para este año?

La idea es saber qué querés lograr Y por sobre todo cómo te querés sentir.

Con esto en mente elegí las palabras e imágenes que van a ir al collage. Mirá las revistas y recortá las palabras e imágenes que capten tu atención. No las cuestiones. Si te llaman, te llaman. Recortá y listo. Juntá tu pilita.

Esto es lo que vos querés para vos en el 2017. De vos para vos. Si bien está bueno que quieras dar lo mejor de vos a otros y por ejemplo mantener sanas tus plantas, colaborar con el colegio de los nenes en las kermesses, o donar la mitad de tu ropa a caridad, no se vale pedir acciones para otros. “Que mi hermana deje de fumar” no va en tu collage. ¿Me seguís? Tampoco incluyas lo que sentís que “deberías” hacer. Aquí entre nosotras: No es necesario que muestres tu collage a nadie. Este trabajo es tuyo y nadie va a venir a juzgarte por lo que quieras. ¡Claro que podés publicarlo en todas las redes sociales si querés! Es tuyo. Vos elegís.

recortes de palabras e imágenes

Mirá qué hay

Paso 4: a armar tu tablero de visualización

Cuando tengas tu pila de recortes, distribuílos sobre la mesa. Fijate. ¿Qué ves? ¿Hay un color que predomina? ¿Un cierto tipo de imágenes? No es lo mismo haber elegido un tigre que un pájaro.

Los finalistas salen a escena

Ahora acomodá tus palabras e imágenes sobre tu hoja.

Desde hace unos años que elijo mi palabra del año y armo toda una hoja que apoye la idea y el estilo que quiero para ese año. El que mi collage tenga sólo palabras es una costumbre mía, vos hacelo como quieras. Mové tus palabras e imágenes, cambialas de lugar y jugá hasta que estés contenta. Si sentís que “faltan” volvé a las revistas a buscar más recortes.

acomodando los recortes para formar un collage

El collage como herramienta de visualización

Estás armando tu futuro. Podés estar de acuerdo o no con la Ley de la Atracción pero si hay algo que te puedo asegurar por experiencia propia es que donde ponés tu atención, ponés tu intención y las cosas pasan. Así que elegí en positivo, ponele la proa hacia donde querés ir este año y guardate este collage cerquita para tenerlo siempre presente.

collage como herramienta de visualización

Usalo de guía: Esto es lo que quiero. Cada decisión que vas a tomar, comparalo con esto. ¿Te acerca o te aleja de lo que querés lograr?

Es una alegría para mí que hayas venido hoy. Va a haber mucho más de esto en el blog este año. Para no perderte ni uno de los artículos, hacé clic acá y suscribite a mi newsletter.

También en mi página de Facebook vas a encontrar preguntas semanales para lograr claridad en tus intenciones y tus acciones. ¡Tengo montones de planes para hacer juntas!

Feliz 2017. 🙂

5 Tips para elegir tu palabra guía en 2017

¿Resoluciones de Año Nuevo? ¡Olvidate! Te traigo una propuesta más efectiva, a partir de tus ganas y gustos, que te va a acompañar todo el año a tu medida.

Por lo que he ido viendo cuando armás una lista de resoluciones sólo vas a anotarte una lista larguísima de “Debería” que te va a durar dos semanas y deprimir para fines de enero. Te propongo buscar una palabra que te sirva de guía para elegir tu camino.

El Año Nuevo es una oportunidad de hacer borrón y cuenta nueva. Sentimos que en ese momento podemos empezar de vuelta, planear con detalle qué queremos hacer, decidir para dónde queremos ir. El año se ve como un libro con 365 páginas para escribir como se nos de la gana.

Si bien algunas personas siguen escribiendo las tradicionales listas de resoluciones para Año Nuevo, hay una nueva tendencia que es la de elegir una Palabra del Año. Desde el 2007 que pertenezco al segundo grupo. Algunas palabras funcionaron bien para mí y otras no. ¡Para marzo del 2009 descarté la que había elegido para ese año porque me estaba volviendo loca!

¿Cómo usar la Palabra del Año?

La usás como si fuera una brújula. Quinn McDonald, una coach creativa americana la llama un “amuleto verbal”. Cuando estés por decirle Sí o No a algo fijate si te lleva hacia dónde querés ir o te aleja de tu rumbo. Si te acerca a tu Norte decís Sí y si te aleja decís “No, gracias” porque sos así de educadita con las oportunidades.

Si vas a elegir una Palabra del Año para el 2017 te voy a contar lo que fui aprendiendo a lo largo de los años con el uso del método.

Tip #01

Este es fun-da-men-tal. Elegí una palabra que sea verdaderamente tuya, no “la que todas están usando” y suena tan bien, tan correcta, tan de moda. Confiá en lo que te digo, la palabra guía no te funciona si no viene de tu propio corazón, historia personal y deseos. Ya lo intenté y no anduvo. #historiasverdaderas

Tip #02

Empezá por saber dónde estás y dónde querés ir. Porque de eso se trata, salís de donde ya no querés estar y te vas avanzando hasta tu objetivo. Una pregunta útil para hacerte para definir la dirección es ¿Qué me pone contenta? A veces una corre de acá para allá y se olvida de las pequeñas cosas que nos hacen sonreir.

Tip #03

Elegí palabras positivas, de búsqueda de bienestar y no las palabras de evitar males. Es mucho más fácil focalizarse en lo que querés para avanzar que en lo que no querés, que hace que corras para todas partes. Por ejemplo si querés hacer una lista de objetivos a lograr “Comer saludable” funciona mejor que “Dejar de comer porquerías”.

Tip #04

Hablando de evitar, evitá los “Debería”. ¡Alivianate la exigencia!

Un año encontré una lista de palabras posibles en un blog muy popular. Uno de esos blogs que toooodo el mundo lee y es super trendy. Cuando revisé la lista publicada resulta ser que mi palabra elegida no estaba. ¿Por qué no estaba? *Suena la alarma de camino peligroso* ¿Mi palabra no era lo suficientemente buena? *Suena la alarma de comparaciones odiosas y vergüenza* ¿No debería …? Ya ves para dónde me estaba deslizando, ¿no?

Pues no. Me planto y digo que mi palabra es MI palabra. No la palabra de moda, no la palabra de otros. Es cómo me quiero sentir, lo que quiero hacer, lo que quiero ser. Andá más arriba y leé el tip #1 de nuevo.

Tip #5

“UNA palabra” es buena para focalizar. Habiendo dicho esto podés elegir un par más que te sirvan para reforzar la estructura y armar un lindo combo. Sale con fritas. 😀

A veces te puede salir una frase. Está bien. Si es tuya, dale.

Bonus tip

Los verbos son geniales, te llevan a la acción. Porque acordate que el marcar el rumbo es sólo el principio, después te tenés que poner en marcha.

Te dejo con una cita de Christine Kane:Christine Kane

Digamos que sos una de esas personas que eligiría “Organizarme” como resolución de Año Nuevo. Mirás a tu alrededor y ves desorden en todos los aspectos de tu vida. Entonces pensás “Necesito organizarme. Esa va a ser mi resolución.” Pero leés este artículo y decidís probar algo distinto. Te sentás un rato en medio del desorden y considerás qué palabras te inspiran. Te das cuenta de que estás aferrada a tus cosas, te da miedo dejarlas ir. Elegís “Liberar” porque es más grande que sólo “Organizarme”. Entonces cada vez que te acercás a tu desorden te recordás de tu palabra y decís suavemente “Liberar”. Empezás a dejar que las cosas que tenés de más se empiecen a ir. Eventualmente te das cuenta que es más que las cosas lo que estás reteniendo. También estás aferrada a resentimientos, a viejas relaciones. “Liberar”, te recordás. Porque eso a lo que te aferrás también afecta a tu dieta y consiguientemente a tu salud. A lo largo del año ves a cuánto te estabas aferrando. “Liberar” se convierte en tu amuleto. Se convierte en tu fuerza guía, no en una regla dura. Tu desorden se convirtió en tu maestro cuando cambiaste tu intención hacia él. Esto no hubiera pasado si sólo elegías “Organizarme”.

¿Vas a elegir una Palabra del Año para 2017? ¿Cuáles son tus finalistas?