Cómo crear rutinas de trabajo

¿Das mil vueltas? ¿Hacés de todo antes que tu trabajo? ¿Te cuesta llegar Simplificarcon la producción para la feria? El secreto está en hacerte las cosas más fáciles. En serio. Simplificate la vida.

Hace unos años conocí a la coach Quinn McDonald a través de su sitio web Quinn Creative. Ella es artista plástica, escribe libros y da talleres de escritura y de técnicas mixtas (mixed media).

Comentario va, respuesta viene, descubrimos que tenemos mucho en común y seguimos en contacto. Tantas veces le pedí permiso para citarla que ya me dijo que me da carta libre. Jajajaja. Igual le escribí para compartir esto con ustedes porque me pareció que iba justo con el comienzo de un proyecto creativo de la naturaleza del taller de artesanas feriantes.

Se trata de darnos un espacio-tiempo para crear.

Esto es lo que Quinn dice:

“Si trabajás en una oficina, tenés una rutina matutina. Tanto si te levantás y te duchás o te levantás, hacés ejercicio, desayunás y después te duchás, o la combinación que quieras, hacés lo mismo todas las mañanas. Probablemente tengas tus movimientos cronometrados al segundo. Salís de tu casa y llegás a la oficina a tiempo.Quinn Creative

Crear un ritual para el arte es exactamente la misma cosa que crear una rutina para el trabajo. Un ritual legitimiza tu esfuerzo, elimina las distracciones y asigna una prioridad alta a tu trabajo artístico. Mientras que tu trabajo de arte no tenga una prioridad más alta que lavar la ropa o mirar tele, no se va a hacer. Y vos fortalecés el lugar de la prioridad cada día de tu vida, al repetir lo que hiciste antes.

Tu trabajo artístico es poderoso pero no lo suficientemente poderoso como para sobreponerse a tu resistencia y arrastrarte a tu espacio de trabajo. Tenés que hacer el trabajo. Y eso significa mover las prioridades. En dirección al arte. ¿Por qué vale la pena? Porque el arte agrega significado en tu vida. Te ayuda a entenderte a vos misma, tu mundo, tu viaje. A veces es incómodo enfrentarse al significado de lo que hacés artísticamente, entonces te resulta más fácil dejarlo de lado. El arte que hacés no es siempre lo que se muestra en Facebook, elegante y rodeado de una luz radiante. El arte puede ser complicado, doloroso y revelador de pensamientos que querías enterrar.

Tu ritual de trabajo no tiene que ser complejo. Decidí antes de empezar cuándo trabajarás en tu arte. Elegí una hora. Poné una alarma diez minutos antes de esa hora para darte tiempo de dejar de hacer lo que estabas haciendo. Si querés preparate una bebida, agarrá la taza/vaso y enfilá hacia el estudio. Sin excusas.El camino del artistaUna vez que empieza tu nuevo hábito, al principio va a ser difícil cumplir con tu ritual. El teléfono va a sonar, los chicos van a querer tu atención, se va a presentar una crisis. Mantené el horario. En unos días te va a resultar más fácil.

Tu rutina matutina funciona porque tu empleo trae dinero y le diste permiso de dirigir tu vida. Dale al arte una oportunidad. Trae significado a tu vida. Y como dice mi mantra “No encontrás el significado de la vida, vos hacés el significado de la vida”. Dale al significado una oportunidad.

– Quinn McDonald tiene su propio ritual para ir al estudio. Algunos días todavía le resulta incómodo.

Contame, ¿vos tenés un ritual para empezar a trabajar?

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *