10 cosas que podés hacer para empezar a controlar el desorden

Desorden Lo ves todos los días. Te molesta. Te pesa. Te interrumpe. Pero es TANTO lo que hay para ordenar que el tamaño del proyecto te paraliza. Simplificá.

Vamos por partes. Empezá por estas 10 cosas super simples que podés hacer.

1) Deshacete de lo más grande primero

La bicicleta fija que nunca usaste o las cajas de computadoras que ya ni siquiera tenés ( #hostoriasverdaderas #mepasóamí ) Afuera.  Vendela. Regalala. Tirala. Elegí y hacelo rapidito. El espacio visual te va a dar espacio mental.

2) Devolvé las cosas que te hayan prestado

Cds, libros, ropa, herramientas. Que todo eso vuelva a su lugar de origen. ¡Más lugar para vos!

3) Levantá lo que esté en el suelo

Ponelo en una canasta o bolsa hasta que puedas tomarte el tiempo de ponerlo en su sitio. El piso no es una mesa. Ni un estante.

4) Juntá las revistas, catálogos y diarios en una bolsa, canasta o caja.

Aunque sea en una pila prolija en alguna mesita.

Revistas
5) Sacá del armario 10 prendas que no hayas usado en los últimos dos años y donalas/tiralas.

6) Limpiá las ventanas.

Es una manera figurativa y literal de dejar entrar la luz a tu vida.

7) Vaciá todos los cestos de basura: baños, cocina, taller u oficina.

Representan cosas que ya no necesitamos o queremos en nuestras vidas.

8) Sacá de los cajones de tu armario las medias sueltas que han perdido su compañera.

¿No las querés tirar? Podés usarlas para limpiar muebles.

9) Despejá tu escritorio.

Archivá papeles que ya no uses. Revisá y organizá el correo recibido.

Escritorio
10) Deshacete de lapiceras y marcadores que no funcionen.

 

Elegí una, hacela y contame cómo te fue.

Comments

comments

2 thoughts on “10 cosas que podés hacer para empezar a controlar el desorden

  • 30 Septiembre, 2015 at 1:56 am
    Permalink

    Yo me di cuenta que guardaba muchas cosas que no uso ni me sirven para nada, asi que las estoy empezando a regalar por medio de un grupo de gratiferia en Facebook. Así las cosas que a mí no me sirven van a manos de otras personas que le puedan dar un buen uso.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *